Baños Termales

Baños Termales de La Malahá

Ver video 1

Ver video 2

Baños termales

Horario:

Todos los días 11:00 - 20:00

La Guía Oficial de Aguas Mineromedicinales de 1918, dice que consta de cuatro manantiales de abundante caudal: Las Termas (32º), de la Concepción (29º), de la Salud ó Baño Frío (13º) y Fuente de Santiago (20º). Cuyas propiedades de sus aguas dieron lugar a la creación de un importante balneario en el municipio de La Malahá.

Tenemos conocimiento de que sus aguas fueron utilizadas desde la época de los cartagineses. En el Imperio Romano es una de las ocho instalaciones en el mundo que se han podido localizar, que se hallaban en pleno apogeo en tiempos de Adriano (74-138), junto con Alhama en la zona de Baética, el resto se encontraba en Anatolia, Argelia, Barcelona, Gerona, Provenza y Ardeche. En la época árabe el Hammam fue un punto de encuentro social muy importante.

Las aguas termales de 28ºC, están clasificadas como sulfatado cálcicas, variedad clorurado-bicarbonatadas. Durante el funcionamiento del Balneario se utilizaron para el tratamiento de las siguientes enfermedades: reumatismo, catarros crónicos bronquiales, desarreglos menstruales, anemias, clorosis, histerismo y herpetismo en todas sus manifestaciones.

Según el médico Nicolás Calleja Vicario, el Balneario en 1888 contaba con 50 habitaciones en el mismo edificio donde se encuentran las termas, un extenso salón de recreo y juegos, capilla, un hermoso jardín y el resto de edificaciones destinadas a pequeñas hospederías particulares para familias y un servicio de comedor a cargo de dos cocineros.

A principios del siglo XX, la temporada comenzaba desde el 15 de Mayo hasta el 30 de Septiembre. La tarifa de la fonda era de 6 a 10 pesetas diarias según habitación. La tarifa del balneario es de 10 pesetas la temporada, consistente en la toma de aguas en bebida y baños. El coche de Los Baños salía de la capital todos los días a las 7 horas de la mañana, desde la posada de Patazas en C/ Recogidas, y regresaba a las 17 horas. La tarifa del carruaje, que hace el recorrido de 10 km. en dos horas, era de dos pesetas.

En 1850 la bóveda de ladrillo se derrumba parcialmente y es reconstruida con lajas de la zona. En 1854 la poza se divide en dos para tener un baño para hombres y otro para mujeres. En 1868 el balneario se amplía hacia el oeste, construyendo también una hilera de casas en la ladera. Seis casas de 25 m2. y dos plantas, además de 13 casas más que constituirán la hospedería de D. José Pareja. Junto a la alberca había otro edificio dedicado a hospedería de D. Antonio Villalba.

En 1925 y 1926, Manuel de Falla mantiene correspondencia con el director del Balneario para gestionar la estancia de su hermana María del Carmen durante unos días en el Balneario. Isabel García Lorca, hermana de Federico García Lorca, cuenta en su libro “Recuerdos míos”, la visita al balneario junto a su familia, destacando la descripción del agua que hace: “El agua era increíble, de temperatura y transparencia, y de un color verde azulado, sólo comparable al de una piedra preciosa, por su nitidez y sus reflejos. Nunca he vuelto a sentir en el agua aquella sensación de delicadeza”.

El balneario estuvo en activo hasta 1942 y se demolió por ruina en 1987. Hoy en día se puede visitar un complejo termal compuesto por tres piscinas de agua termal, dos piscinas de agua fría, vestuarios, jardines y restaurante. Donde podemos disfrutar de propuestas de ocio, salud, deporte y gastronomía.

En las instalaciones se han integrado restos arqueológicos como: pileta romana, silos de una almunia, bóveda del Hammam y alberca árabe.